Estudiantes de la carrera de Bioingeniería de la Universidad Nacional Arturo Jauretche, junto a docentes y técnicos del Hospital El Cruce (HEC) de Florencio Varela, realizan la instalación y puesta en marcha del equipamiento de los hospitales modulares, creados en distintos distritos para contener la demanda creciente por contagios de COVID-19 en la región. Esta semana dejaron listo y en funcionamiento el centro modular anexo al Hospital “Papa Francisco” (ex UPA) en Hurlingham. Allí se instalaron 24 camas de terapia intensiva y 56 camas de terapia intermedia, con los respiradores y el equipamiento necesario.

“La presencia de estudiantes y docentes de la carrera de Bioingeniería, aportando conocimiento y compromiso con la sociedad, evidencia una de las tantas contribuciones de la UNAJ frente a la pandemia mundial de COVID-19”, señala el ingeniero Fernando Ballina, coordinador de la carrera de Bioingeniería.

El de Hurlingham es uno de los 12 centros que construyó el gobierno nacional con el objetivo de ampliar la red de emergencia para atender la pandemia. El resto de los hospitales modulares se encuentra en Almirante Brown, Florencio Varela, General Rodríguez, Lomas de Zamora, Moreno, Quilmes, Tres de Febrero y Mar del Plata (Buenos Aires), en Resistencia (Chaco), en Córdoba Capital y en Granadero Baigorria (Santa Fe). Hasta ahora se sumaron 840 camas de terapia e internación, 276 respiradores y 24 ventiladores de transporte.

“Este equipo de trabajo, que se armó entre estudiantes, docentes y técnicos del HEC, ya pasó por los modulares de Hurlingham, Florencio Varela, Moreno, Quilmes, Almirante Brown y Lomas de Zamora. En mi opinión, la participación en conjunto de los estudiantes de Bioingeniería de la UNAJ con el Hospital El Cruce fue y es fundamental para lo que es la puesta en marcha de los equipos médicos de estos centros”, comenta Franco Ornatovich, técnico del área de Ingeniería Clínica del Hospital El Cruce y estudiante de Biotecnología de la UNAJ.

Estudiantes contratados para asistir en los hospitales

Ante la necesidad surgida en algunos hospitales modulares, vinculada a la asistencia en el funcionamiento y que los equipos sean utilizados de forma adecuada, desde el Hospital El Cruce se gestionaron contratos para que tres estudiantes de Biotecnología de la Universidad Arturo Jauretche trabajen en distintos centros. Así, de lunes a viernes de 9 a 15, Maia Caballero supervisa y colabora en el centro modular de Florencio Varela, Ulises Romero hace lo suyo en el modular de Quilmes y Christian Gaetán en el modular de Almirante Brown.

Desde la llegada del COVID-19 a nuestro país, desde la UNAJ se asumió el compromiso de generar y transferir conocimiento para el desarrollo de elementos de diagnóstico, preventivos y paliativos, como así también el acompañamiento de diversas políticas y acciones dispuestas por el estado nacional, provincial y municipal.

Comparte la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.