Un joven fue detenido hoy acusado de haber baleado en un brazo a un policía bonaerense que salió en defensa de un hombre que había sido herido por «motochorros» y buscaba refugio en la guardia del hospital Isidro Iriarte del partido bonaerense de Quilmes, informaron hoy fuentes judiciales y de la fuerza de seguridad.

La detención se concretó anoche en un domicilio de Berazategui, donde se ocultaba el presunto conductor de la moto en la que iban los dos atacantes, uno de los cuales fue hallado muerto con una herida de bala en el pecho horas después en la localidad de Ezpeleta.

Fuentes judiciales y policiales informaron a Télam que el detenido, identificado como Cristian Andrés Romero (26) y con antecedentes por otros hechos delictivos, fue capturado tras una serie de allanamientos por orden de la fiscal de la causa, Ximena Santoro.

Además, la Policía secuestró elementos de oro que habían sido sustraídos durante un asalto a una joyería en diciembre del año pasado.

Según las fuentes, uno de los allanamientos se realizó en el marco de la pesquisa por el robo a ese negocio y a una casa de cambio en el que Romero y su cómplice fallecido, llamado Juan Carlos Forlán (45), eran sospechosos como presuntos autores.

«El hombre muerto tenía un pedido de captura activa por un hecho similar al ocurrido en Quilmes, cometido el año pasado en La Plata», precisó un vocero.

Romero iba a ser indagado esta tarde por la fiscal de Santoro en la causa caratulada como «robo calificado por el empleo de arma de fuego en concurso real con lesiones graves y resistencia a la autoridad criminis causae»

El hecho ocurrió la tarde del 16 de abril frente a la entrada del hospital Iriarte ubicado en la esquina Allison Bell y Humberto 1°, hasta donde llegó un hombre herido de un disparo en su muslo izquierdo a bordo de una moto y perseguido por dos delincuentes que iban en un rodado similar.

Según los voceros, el hombre, identificado como Rodolfo Andrés Iglesias, había sido interceptado y baleado con fines de robo por los «motochorros», quienes lo persiguieron hasta la entrada del hospital cuando fue a buscar refugio y asistencia.

Esa situación fue advertida por Jonatan David Molinas, un policía de la Unidad de Prevención Local que realizaba tareas de seguridad en la entrada de la guardia del centro de salud y que salió a la calle para defender a la víctima.

El agente extrajo su arma reglamentaria y dio la voz de alto a los delincuentes, quienes le efectuaron varios disparos, lo hirieron en el antebrazo izquierdo y huyeron.

Horas después, Forlán fue encontrado muerto de varios disparos en una calle de tierra de Ezpeleta.

La causa quedó a cargo de la fiscal Santoro, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 de Quilmes, quien dispuso el levantamiento de rastros de sangre y de vainas calibre 9 milímetros halladas en el ingreso al hospital.

Comparte la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.