Jefe de epidemiólogos de EEUU advierte al Congreso que reapertura descontrolada causaría un rebrote

La máxima autoridad de Estados Unidos en enfermedades infecciosas, el doctor Anthony Fauci, advirtió hoy al Congreso que una reapertura demasiado apresurada de la economía provocará “consecuencias que podrían ser realmente graves” en el país más afectado por la pandemia de coronavirus.

En una intervencción por teleconferencia ante la Comisión de Salud, Trabajo y Pensiones del Senado, Fauci dijo que más infecciones de coronavirus son inevitables a medida que las personas comienzan a reunirse nuevamente, pero destacó que lo preparadas que estén las comunidades para eliminar esas chispas determinará qué tan grave es el rebote.

Si hay prisa por reabrir sin seguir las pautas, “mi preocupación es que empezaremos a ver pequeños picos que podrían convertirse en brotes”, alertó el especialista en inmunología.

“Las consecuencias podrían ser realmente graves”, manifestó Fauci, citado por la CNN.

El testimonio de Fauci llegó justo en momentos en que el presidente Donald Trump está elogiando a aquellos estados que reanudaron actividades económicas prolongadas tras las cuarentenas impuestas para contener el brote y presiona al resto de los estados a una inmediata reapertura.

Más temprano, en un comunicado, Fauci sugirió condicionar las reaperturas a una “trayectoria descendente” en los casos positivos documentados de coronavirus durante por lo menos dos semanas, rastrear a contactos de contagiados y testar a posibles portadores asintomáticos que trabajan con personas vulnerables, como los empleados de geriátricos.

“Esto no sólo resultará en sufrimiento y muerte innecesarios, sino que de hecho nos retrasará en nuestra búsqueda de una retorno a la normalidad”, agregó el director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos en un comunicado enviado al diario The New York Times.

Fauci, miembro del equipo especial de la Casa Blanca que gestiona la crisis del coronavirus, testificó de manera remota luego de haberse aislado en su casa porque una funcionaria de la Casa Blanca dio positivo para coronavirus la semana pasada.

La audiencia ante la comisión del Senado ofrece un escenario muy diferente de las sesiones informativas diarias del grupo de trabajo sobre coronavirus de la Casa Blanca, ya que Trump no controla la agenda.

De cara a las elecciones de noviembre, Trump está ansioso por reiniciar la economía, instando a las personas a manifestarse en contra de las órdenes de quedarse en casa de sus gobernadores y expresando su propia confianza en que el coronavrius se desvanecerá a medida que avance el verano y los estadounidenses regresen al trabajo.

El país ha sufrido un descalabro sin precedentes por la crisis del coronavirus.

Más de 30 millones de personas perdieron su trabajo en siete semanas en Estados Unidos por la paralización resultante de las cuarentenas para contener la propagación del nuevo virus.

Estados Unidos tiene más de 1,3 millones de casos de Covid-19 y más de 80.000 muertes, según la base de datos de actualización permanente de la Universidad Johns Hopkins.

Comparte la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *